Causas de la hinchazón de las piernas.

 

Tener las piernas hinchadas es algo muy habitual, especialmente entre la población femenina: nos dan una sensación de incómodo cansancio, un hormigueo, dolores y lo que es peor, en ocasiones son síntoma de un problema de salud. Primero hemos de aclarar que cuando hablamos de piernas hinchadas no debe por qué aparecer un hinchazón completo en la pierna, a veces es más común tener los tobillos hinchados o incluso los pies. No se trata pues de una enfermedad por sí misma, sino de un síntoma o un indicador que nos puede estar alertando de otras cosas.

 

La retención de líquidos y una mala circulación, son las principales causas que hacen que las piernas se hinchen, pero también puede ser ocasionado por:

  • En el embarazo las piernas se hinchan a causa de la retención de líquidos. Este fenómeno, también llamado edema, ocurre cuando el exceso de líquido se acumula en los tejidos de las partes bajas del cuerpo, siendo más normal al final del día, en épocas de calor o si estuviste mucho tiempo parada o inmóvil.
  • Un problema en el sistema linfático o por insuficiencia de las venas, puede también ocasionar hinchazón en las piernas.
  • El sedentarismo también es una causa de las piernas hinchadas. Caminar o correr durante al menos 30 minutos cada día, ayuda a que los músculos de la pantorrilla y los miembros inferiores trabajen como una bomba, colaborando al retorno venoso.
  • La obesidad también produce sensación de hinchazón en las piernas.
  • La menstruación es otra causa. Durante este período algunas mujeres sufren de piernas hinchadas, a causa de los cambios hormonales que se producen.
  • La insuficiencia venosa, es una afección del sistema circulatorio que impide el retorno de la sangre al corazón. Esta patología produce dolor, sensación de piernas cansadas, pesadez o edema.

En los días de calor las piernas hinchadas empeoran, llegando a producir grandes molestias en algunas personas.

Claves para reducir la hinchazón en las piernas, sigue estos consejos:

Si vas a la playa aprovecha para dar un paseo por la orilla del mar. El agua fría, el oleaje y el acto mismo de caminar tienen un efecto beneficioso que estimula la circulación.

Sal a caminar o trotar cada días, además puedes hacer ejercicios en casa para favorecer la circulación: túmbate con las piernas elevadas y realiza con los pies movimientos circulares y flexo-extensión, muévelos de un lado a otro durante unos 10 o 15 minutos favoreciendo el retorno venoso.

Date duchas de agua fría en las piernas. También puedes alternar con agua templada. Cuando comiences a notar mejoría cada día, pon el agua un poco más fría.

Beber agua también es imprescindible. El pensamiento de “no voy a beber líquidos porque voy a retenerlos” es erróneo. Realmente no beber agua consigue el efecto contrario al que normalmente se piensa en estos casos.

La alimentación también es importante para evitar las piernas hinchadas. Debes eliminar los alimentos que impidan la depuración del cuerpo y la eliminación de las toxinas, por ejemplo, productos con mucha sal como las patatas fritas o embutidos, también debes evitar los fritos y rebozados.

Añade a tu dieta alimentos depurativos como la sandía, el melón, el tomate, la cebolla, los espárragos o las alcachofas.

Para mejorar la circulación los frutos rojos como cerezas, fresas o frambuesas, son de gran ayuda.

Otra recomendación es condimentar las comidas con jengibre, ya que esta especia, además de tener un efecto antiinflamatorio, ayuda a mejorar la circulación.

Evita las bebidas que posean grandes cantidades de azúcar y el alcohol. Si tomas alguna bebida alcohólica elige una cerveza o una copa de vino, son mejores opciones que los destilados.

Estos consejos te ayudarán a mejorar la hinchazón de tus piernas, comienza a seguirlos y verás resultados favorables, notando tus piernas más ligeras. Si la hinchazón persiste, es conveniente que consultes con un médico especialista, para diagnosticar si existe algún problema vascular.

Cita Previa